Brecha digital, norma jurídica y ciberdelitos - Núm. 15, Octubre 2017 - Themis - Libros y Revistas - VLEX 704532057

Brecha digital, norma jurídica y ciberdelitos

Autor:Alejandra Morán Espinosa
Cargo:Licenciada en Derecho por la UNAM
Páginas:30-32
 
EXTRACTO GRATUITO
30
THEMIS | DOSSIER: DERECHO E INFORMÁTICA
Brecha digital, norma jurídica
y ciberdelitos.
La actual sociedad de la informa-
ción y la comunicación y, agregan al-
gunos autores, del conocimiento, en
la que inevitablemente nos encontra-
mos inmersos, en todo México y en el
mundo, es un potencial de herramien-
tas que genera una cantidad igual de
posibilidades y oportunidades, pero
debe reconocerse que también la
misma cantidad de problemas a resol-
ver. Para empezar, las consideraciones
propias que derivan de ésta y a las
que reiteradamente se les alude como
una aspiración y un deseo personal,
de política pública incluso, entre ellas
particularmente el acotamiento de la
denominada brecha digital (el espacio
que existe entre quien posee y/o tiene ac-
ceso al uso de tecnología y de quien no).
La brecha digital aludida es un con-
cepto nacido de uno menos reciente
Lic. Alejandra Morán Espinosa.*
como es el de brecha tecnológica, la
diferencia radica en que la primera
se da en los comienzos de la organi-
zación humana especícamente, en
quienes tienen acceso al desarrollo
tecnológico y quienes no lo tienen
(poniendo en la mesa inevitablemente
la discusión sobre temas relacionados
con diferencias sociales y cuestiones
claramente pecuniarias); la segunda se
dice es la versión moderna de aqué-
lla, y se relaciona con las limitaciones
de acceso y aplicación de Tecnologías
de la Información y Comunicación, las
denominadas TIC, sumadas a las te-
lecomunicaciones y la informática.
Limitaciones que son de toda índole:
adquisición de la propia tecnología
(económicas), uso adecuado y respon-
sable (potencial como herramienta y
límites informados sobre su uso, incluso
jurídicos), conocimiento de la estruc-
tura, su funcionamiento y elementos
mínimos de seguridad (aprendizaje de
la herramienta y seguridad informáti-
ca y de la información –protección de
datos, información personal y relacio-
nada con la actividad propia–), y por
supuesto cuestiones sobre conectivi-
dad (redes, internet –que en sí misma es
todo un tema–, peligros, y por supuesto
la vulnerabilidad que se tiene sobre la
exposición propia de información, los
ataques, el malware y la prevención),
casi nada, baste decir.
Si bien es cierto, es importante la re-
ducción de la brecha digital para faci-
litar el acceso y realización de activida-
des cotidianas necesarias en el actual
mundo globalizado, también es cierto
que deben sumarse las cuestiones del
acceso y el conocimiento de las mis-
mas, esto es, de quien lo sabe respecto
del que no; y consecuentemente redu-
cir la brecha digital implica facilitar
el acceso a mejores condiciones de
vida de la población, fomentar el
desarrollo sostenible, apostar por la
educación, la cultura, incluso la re-
ducción de diferencias económicas
y la seguridad de la información de
todos (personal, empresarial, orga-
nizacional o incluso gubernamen-
tal). De esta forma es que la brecha
digital se convierte en sinónimo de
disparidad y reejo de la condición real
de escaso acceso humano a éstas, con-
dición por demás evidente y donde los
aspectos culturales y sociales trascien-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA