"El bien es aquello a lo que todas las cosas tienden." Observaciones criticas a una traduccion reciente de la Etica a Nicomaco de Aristoteles. - Vol. 58 Núm. 70, Mayo - Mayo 2013 - Dianoia - Libros y Revistas - VLEX 476766070

"El bien es aquello a lo que todas las cosas tienden." Observaciones criticas a una traduccion reciente de la Etica a Nicomaco de Aristoteles.

Autor:Boeri, Marcelo D.
Cargo:Notas cr
 
EXTRACTO GRATUITO

Resumen: Este artículo examina críticamente la reciente traducción e interpretación de la Ética a Nicómaco hecha por S. Rus Rufino y J.E. Meabe. El autor argumenta en contra de la interpretación general provista por los traductores y señala lo que considera que son errores fundamentales de interpretación del texto griego y del argumento general de Aristóteles que se sigue de dicha interpretación.

Palabras clave: ética aristotélica, griego antiguo, traducción, interpretación

Abstract: This paper examines critically the recent translation and interpretation of Aristotle's Nicomachean Ethics done by S. Rus Rufino and J.E. Meabe. The author argues against the general view provided by the translators, pointing out what he takes to be fundamental mistakes in the interpretation both of the Greek text and of Aristotle's general argument.

Key words: aristotelian ethics, ancient Greek, translation, interpretation

**********

  1. ¿Por qué son importantes las traducciones de los textos clásicos?

    Quienes hemos consagrado una parte importante de nuestra actividad profesional al cultivo del pensamiento antiguo somos conscientes de las dificultades que tiene, tanto para el lego como para el erudito, el acceso a los textos más relevantes de poetas, literatos, historiadores y filósofos de la Antigüedad grecolatina. Por lo general, cuando se piensa en la filosofía griega, las primeras figuras que llegan a la mente son Platón y Aristóteles, los dos filósofos más importantes de la Antigüedad clásica. Ello no es casual: esos pensadores discutieron acerca de casi todos los problemas imaginables y dejaron una impronta indeleble en el pensamiento occidental de los últimos veintitrés siglos. Como sabemos, si a veces hay dificultades para comprender acabadamente el pensamiento de Kant, un filósofo que no está tan lejos en el tiempo ni es tan ajeno a nuestro horizonte cultural, hay muchas más y mejores razones--podría pensarse--para suponer que hay escollos importantes para comprender cabalmente el pensamiento de Platón o de Aristóteles, dos filósofos que no sólo están muy lejos en el tiempo y de nuestro horizonte cultural judeocristiano, sino que además escriben en griego, una lengua (muerta para nosotros) de una extraordinaria riqueza conceptual y descriptiva, que no tenemos más remedio que traducir.

    La tarea de traducir a los antiguos es una empresa muy exigente, con cierta frecuencia devaluada y poco reconocida, pero siempre esencial para transmitir el pensamiento de un filósofo del pasado y para apresar, en la medida de lo posible, los detalles más sutiles que quedan a veces opacados incluso en las mejores traducciones. Por eso, la aparición de una nueva traducción completa de la Ética a Nicómaco (EN) de Aristóteles, dotada de un extenso estudio preliminar y abultadas notas al texto, constituye un acontecimiento cultural relevante y podría pensarse, una contribución importante a ese texto decisivo en la historia de la filosofía. Infelizmente, ninguna de esas expectativas se cumple, en mi opinión, en el caso de la traducción que comento en esta nota crítica. (1) De hecho, desde las primeras líneas de esta nueva traducción de la EN el lector experimenta una profunda decepción ante la constatación de una serie de errores garrafales (algunos de gramática elemental) que, al menos para el lego que lea confiado esta versión del texto aristotélico, pueden convertirse en un daño difícil de reparar. Para que no queden dudas, diré que no se trata meramente de algunos errores gramaticales más o menos evidentes, sino que esa traducción genera falsedades también en el nivel de la discusión filosófica más precisa. Esta observación procura hacer manifiesto, una vez más, el hecho de que los comentarios enconados en contra de una "visión filológica" del estudio del pensamiento griego (invocados muchas veces por algún lector ingenuo del pensamiento antiguo) no tienen el menor fundamento: saber griego es al menos condición necesaria para entender a Aristóteles y, naturalmente, también para traducirlo.

    El gran platonista e historiador de la filosofía griega John Burnet solía decir que "la interpretación de un documento antiguo siempre debe basarse en la gramática"; (2) hace unos años le escuché decir a Francisco Lisi (connotado traductor al español del Timeo y las Leyes de Platón, y del tratado Acerca de la creación del mundo de Filón de Alejandría, además de un muy buen conocedor del pensamiento antiguo en general) que "la filología es una ciencia casi exacta". En mi opinión (como alguien que ha cultivado el oficio de traducir e interpretar los textos de Platón, Aristóteles y los estoicos desde hace casi tres décadas) ni Burnet ni Lisi se equivocaban, sino que tenían toda la razón: si alguien no sabe gramática griega, no puede entender un texto griego. Obviamente, se trata de una perogrullada gigantesca, pero en el caso que nos ocupa parece importante recordarlo. Para cualquier estudioso del pensamiento antiguo es también claro que si alguien no conoce al filósofo que está traduciendo, tampoco puede producir una buena traducción de él: saber griego es condición necesaria para entender a Aristóteles, pero nunca suficiente. Luego de leer y confrontar con el texto griego varios pasajes clave de la traducción de Salvador Rus Rufino (RR) y de Joaquín E. Meabe (JM), tengo la firme convicción de que en muchos casos los traductores no sólo se encuentran a una distancia sorprendente de la lengua griega antigua, sino que además parecen ignorar el abecé del pensamiento aristotélico. (3) No me es posible documentar la totalidad de errores, descuidos, enormidades e imprecisiones que contiene esta versión de la EN; me limitaré a señalar algunos pasajes del texto que, desde mi punto de vista, son cruciales y exhiben errores (en algunos casos elementales y grotescos) que oscurecen por completo el significado del texto y proporcionan una idea absolutamente equivocada a un lector ingenuo.

    En la sección 2 citaré algunos pasajes "testigo" que, según creo, serán suficientes para justificar mi severísimo juicio sobre esta versión de la EN. Únicamente me centraré en algunas secciones que, si fuera posible contar con el suficiente espacio en una nota como la presente, podrían triplicarse o cuadriplicarse. De hecho, prácticamente toda la traducción del texto tiene el mismo estilo, a saber, inexactitud filológica y filosófica, y una inventiva lexical que, al menos en mi propia experiencia como lector de Aristóteles, no tiene antecedente (ni en castellano ni en ninguna otra lengua moderna en que puede leerse la EN con confianza). Por último, en la sección 3 concluiré con un sucinto comentario al apéndice "Nota sobre Aspacio y su comentario" (debido a la pluma de Joaquín E. Meabe) y con una breve reflexión sobre la pertinencia de seguir traduciendo textos clásicos como el que nos ocupa en esta nota.

  2. Algunos "casos testigo" de la traducción de la EN de RR-JM

    Como he señalado en la sección anterior, desde la primera línea de la traducción de RR-JM saltan a la vista errores elementales de gramática y morfología:

    T1 Cada oficio y cada método y del mismo modo, cada acción y cada libre elección parecen orientarse hacia algún bien. Por eso, certeramente, se ha dicho que el bien es aquello hacia lo que todos tienden. (EN 1094a1-3; las cursivas en "todos" son mías.)

    Además de lo objetable que puede resultar la traducción de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] por "oficio" y de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] por "método", lo realmente grave en este pasaje es que los traductores han confundido [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (acusativo neutro plural) con [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (nominativo masculino plural de [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). El texto no dice que "el bien es aquello hacia lo que todos tienden", sino "aquello hacia lo que todas las cosas tienden". La nota para intentar justificar la decisión de traducir [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] por "método" es curiosa: "La palabra méthodos no debe traducirse por investigación, y menos aún, por investigación científica porque no lo admite el campo semántico del griego" (p. 32, n. 2). Pace RR-JM, el campo semántico del griego de Aristóteles sí lo admite, como puede constatarse en los múltiples pasajes en los que aparecen asociados prácticamente como sinónimos [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] o verbos como [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] (cfr., por ejemplo, Metafísica 983a22-23; 1086a24; 1091a19-20. Analíticos primeros 53a. Pero véase también EN 1129a5-6: [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII], donde [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] son, sin duda, sinónimos (aunque la traducción que proporcionan RR-JM oculta cuidadosamente esa sinonimia: "En esto vamos a seguir un método similar al que ya recorrimos en casos anteriores").

    T2 Por lo tanto, el que se propone aprender lo justo y lo bueno y el conjunto de los deberes políticos, conviene que se oriente por las mejores costumbres. El principio es el hecho y si este parece suficiente, no hará falta agregar otra disquisición. (EN 1095b4-7; las cursivas son mías.)

    Además del hecho de que en el original griego no hay nada que autorice a los traductores a introducir la palabra "deberes", (4) es evidente que la imprecisión más notable de esta versión tiene que ver con la consabida distinción aristotélica entre "el hecho" o "el que" ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), por un lado, y el "porqué" del hecho ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]), por el otro. RR-JM prefieren verter [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] por "no hará falta agregar otra disquisición". Una traducción menos pretenciosa y más ajustada al texto diría simplemente "pues el hecho es un principio, y si estuviera lo suficientemente claro, ya no habría necesidad del porqué ". Dicho de otra manera, si el hecho es lo suficientemente manifiesto, no hace falta dar una explicación de él ([TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]). Pero esto no acaba aquí: la nota que los traductores agregan a "El principio es el hecho" es sencillamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA