La anticonstitución - Los hombres en armas - Historia general de la Revolución Mexicana I - Libros y Revistas - VLEX 684126949

La anticonstitución

Autor:José C. Valadés
Páginas:365-403
 
EXTRACTO GRATUITO
365
Capítulo VIII
La anticonstitución
LA XXVI LEGISLATURA
Aunque sin un partido político contrario, con la fuerza necesaria y
considerada para disputarle el poder público y nacional que había
ganado, primero por medio de las armas; después, como conse-
cuencia de una de las más altas y voluntarias expresiones popula-
res, el maderismo, al entrar el segundo semestre de 1912, estaba
cierto de que la juventud porfirista, asociada a los viejos amigos del
general Díaz, esperaba una oportunidad, una sola oportunidad, para
intentar rescatar el gobierno de la República del que se creía here-
dero; porque, en la realidad, para llegado ese caso, la había querido
preparar don Porfirio.
Esa juventud, no estaba —por lo menos en la apariencia— orga-
nizada ni poseía caudillos visibles. Esto no obstante, no engañaba
a las autoridades de la República ni a sus apetitos vivía ajeno el
presidente Madero; y si éste no hacía espiar todos los movimientos
de tal gente, no por ello descuidaba la importancia de esa juventud
que sin mucho recato hablaba mal del gobierno o se dedicaba a la
conspiración.
Ahora bien: si Madero no se servía de la persecución o de la re-
presalia, para tener a los jóvenes conspiradores o desafectos a raya,
no era por debilidad ni por descuido, sino por considerar las incon-
veniencias de proceder a manera de que el país se sintiera bajo los
efectos que siempre producen los estados de alarma. Además, el
366
José C. Valadés
presidente temía que cualquier acto persecutorio diese lugar a los
abusos que generalmente comete la policía cuando los gobernantes
quieren acudir o acuden al terrorismo de Estado.
Por otro lado, los rumores de que los viejos y jóvenes porfiris-
tas o admiradores del gobierno de “mano dura” andaban en los
primeros pasos a fin de preparar un golpe de Estado, no sólo eran
del dominio oficial y popular, antes también de diplomáticos ex-
tranjeros que, como el embajador de Estados Unidos, se mostra-
ban osados al hacer comentario y juicio sobre la situación política
y militar del país.
Y tanta era la intrusión que los diplomáticos extranjeros acre-
ditados ante el gobierno de México pretendían en los negocios
mexicanos, que el embajador norteamericano Henry Lane Wilson,
con audacia insólita y abusando de todos los derechos que las re-
glas diplomáticas conceden a los plenipotenciarios, pretendió que
el ministro de Relaciones Exteriores, Pedro Lascuráin, quien susti-
tuía a Manuel Calero nombrado embajador en Washington, le dije-
ra si el gobierno de México estaba o no en condiciones de dominar
la situación del país o de lo contrario admitiera que era incapaz de
hacerlo.
A ese ambiente pesimista y contrario a los intereses, tranquili-
dad y estabilidad del gobierno y de la sociedad, contribuía, como
ya se ha dicho, la pronta descomposición política observada en el
seno del Congreso de la Unión; pues apenas instalada la XXVI Le-
gislatura nacional y organizado que fue un agrupamiento parla-
mentario llamado Liberal Renovador, constituido por diputados
maderistas, empezó, de un lado, la desorientación de los partida-
rios de Madero; de otro lado, la aglutinación de todos los descon-
tentos capitaneados por el bando portirista quienes, si no se atre-
vían a tomar el nombre, de porfiristas, no por ello dejaban de poner
como ejemplo las ventajas de una paz “acreditada y ennoblecida
por don Porfirio Díaz”.
Caricatura elaborada por Ernesto García Cabral, publicada en Multicolor, 18 de
mayo de 1911

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA