La antiautoridad - La violencia como sistema - Historia general de la Revolución Mexicana II - Libros y Revistas - VLEX 684127957

La antiautoridad

Autor:José C. Valadés
Páginas:11-83
 
EXTRACTO GRATUITO
11
Capítulo XI
La antiautoridad
LA VIOLENCIA COMO SISTEMA
Si no la Ciudad de México, donde el hilo de los sucesos que prece-
dieron la subversión del orden y el asesinato de Francisco I. Madero
y José María Pino Suárez, formó una urdimbre enmarañada, cruenta y
criminal, pero de todas maneras explicable, sí la República quedó estu-
pefacta con la tragedia del 22 de febrero.
Sin más guía que la conciencia, puesto que Madero no tuvo tiem-
po para hacer y determinar la herencia a las personas individuales,
como proceden los caudillos de los partidos políticos, el país, a partir
del momento de conocer la suerte del presidente y vicepresidente de
México, no poseyó más arma ni más palabra, para repugnar el acon-
tecimiento, que una interjección: ¡Crimen!
La voz significaba asombro y dolor. También revelaba un
amenazante estado de ánimo. El hecho de hablar de crimen, que-
ría decir que quienes ejercían la autoridad eran criminales; y lo
mismo advertía que el alma de la paz estaba convertida en alma
de la violencia. Ésta, porque el país estaba seguro de que a la
autoridad del general Victoriano Huerta no le quedaba otro ca-
mino, después de haber transgredido todas las leyes naturales y
positivas, que el camino de la violencia. Y para aquella autoridad su-
prema, ganada por Huerta a fuerza de armas, no se le presentaba
otro medio de vivir que el uso de todos los medios atropellados.
12
José C. Valadés
Además, el fondo de la contrarrevolución era el establecimiento
de un gobierno a semejanza del porfirista; y como el vulgo atribuía
el triunfo de los 30 años precisamente a la función violenta de la
autoridad, los adalides de la Ciudadela, primero; los del huertismo,
después veían con extremada naturalidad y como cosa necesaria,
la aplicación de todo el rigor autoritario, de manera que la Repú-
blica sintiera sobre ella la amenaza del castigo. La idea, pues, de
gobernar castigando, que se atribuyó siempre al general Porfirio
Díaz, era el meollo de los soldados y civiles victoriosos en la Ciu-
dad de México.
La fórmula, sin embargo, era tan falsa como peligrosa; más esto
último que lo primero. Y peligrosa, porque si creía que con ella no
había sujeto que se atreviese a promover la lucha contra la autori-
dad, la realidad era que la autoridad fijaba una competición de la
Soldados en descanso durante la Decena Trágica
Armamento en la Ciudadela, febrero de 1913

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA