Anexos - Marginación urbana. El caso del oriente mexiquense - Libros y Revistas - VLEX 685551101

Anexos

Autor:Abel Perez Zamorano
Páginas:331-349
 
EXTRACTO GRATUITO
331
ANEXO 1
Metodología general de la investigación
Para elaborar un diagnóstico regional, como es nuestro caso, se requiere
una metodología apropiada que responda a las necesidades de la inves-
tigación y a la naturaleza del fenómeno. En estudios recientes sobre de-
sarrollo urbano se han privilegiado procedimientos como el método
comparativo (MC) y, en particular, el método comparativo orientado a
casos (MC-OC), que han mostrado ser adecuados para caracterizar un fe-
nómeno o zona geográfica particular (Arzaluz, 2005). Algunos investiga-
dores no consideran las estrategias orientadas a casos como metodolo-
gías formales (Ragin, 1987); sin embargo, ahí donde no funcionan el
método experimental ni el estadístico, por ser pocos los casos en estudio
y muchas las variables, cobra singular importancia el método compara-
tivo orientado a casos (Lijhart, 1971). Se trata de estudios con una N
pequeña (reducido número de casos) y un conjunto de variables por
investigar, lo que invalida los métodos estadísticos por el impacto que
esto tiene en la significancia estadística.
Para Nohlen (2002), el MC es un procedimiento de comparación sis-
temática de casos de análisis que en su mayoría se aplica con fines de
generalización y verificación de hipótesis. Pero, ¿qué significa comparar,
qué es comparable y cuál sería una correcta comparación? De acuerdo
con Sartori (2002), comparar es confrontar una cosa con otra y sirve para
controlar (verificar o falsificar) si una generalización se corresponde con
los casos a los cuales se aplica. Así pues, dice, lo que obliga a comparar
Anexos
Abel Pérez Zamorano
332
es el control, y para lograrlo se tiene que mirar alrededor, es decir, con-
trolar comparando. Es a través del conocer comparado que se “da la
clave para comprender, explicar e interpretar” algún fenómeno o proce-
so (Ragin, 1987); sin embargo, esto no es suficiente si no es considerado
el control, dice Sartori. Para él, las comparaciones se llevan a cabo entre
entidades que poseen atributos en parte compartidos (similares) y en
parte no compartidos (incomparables). Esto tiene que ver con la clasifi-
cación, es decir, con la determinación de similitudes y diferencias entre
dos o más entidades. Por tanto, concluye, comparar implica asimilar y
diferenciar en los límites. Si dos entidades, por ejemplo, son muy seme-
jantes, la comparación no tiene caso; igual sucede si son totalmente dife-
rentes, pues no existen puntos importantes de comparación. El mismo
autor advierte sobre el riesgo de hacer una mala comparación que puede
dar lugar a conceptos híbridos que carecen de significación, pues sólo se
crea, artificialmente, un alargamiento del concepto.
Algunos elementos básicos por considerar en las formas de aplica-
ción del MC son: ámbito del objeto, contexto, tiempo y espacio. El prime-
ro tiene que ver con la distinción entre las comparaciones de gran exten-
sión y de segmentos; el segundo consiste en saber distinguir si el
contexto de las variables analizadas es homogéneo o heterogéneo; el ter-
cero nos recuerda que hay tres dimensiones temporales de comparación,
que son la diacrónica (longitudinal), la sincrónica (horizontal) y la diferi-
da o mixta. Por último, el cuarto elemento se refiere a la existencia de
cuatro espacios de comparación por considerar: nacional, intranacional,
supraestatal y sociedad mundial (Nohlen, 2002).
Ahora bien, ¿cómo llevar a cabo una adecuada comparación? De
acuerdo con Nohlen (2002), el método comparativo consta de diferentes
estrategias de investigación que consisten en jugar con el diseño de la
investigación, con la homogeneidad y heterogeneidad del contexto, por
un lado, y las concordancias y diferencias de variables, por el otro. Los
términos “homogeneidad” y “heterogeneidad” se refieren a las variables
de contexto, esto es, aquellas que no se analizarán, mientras que los con-
ceptos de “concordancia” y “diferencia” se refieren a las variables opera-
tivas, que serán sujetas a comparación. El método de concordancia exige
similitud en la variable operativa (dependiente e independiente) y hete-
rogeneidad de la variable de contexto, en tanto que el método de dife-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA