Análisis y Comparación de las Reglas de Cobranza aplicables a entidades financieras y entidades comerciales - Núm. 2018, Enero 2018 - Blog y Noticias BGBG Abogados - Libros y Revistas - VLEX 741773417

Análisis y Comparación de las Reglas de Cobranza aplicables a entidades financieras y entidades comerciales

 
EXTRACTO GRATUITO

Reglas emitidas por Condusef aplicables a entidades financieras

El 7 de octubre de 2014 se publicaron en el Diario Oficial de la Federación, las Disposiciones de Carácter General aplicables a las Entidades Financieras en materia de Despachos de Cobranza, por lo que las entidades financieras deberán sujetarse a las nuevas reglas respecto a las prácticas de cobranza realizadas por los despachos que gestionan su cartera de crédito.

Como resultado de la Reforma Financiera, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), posee ahora nuevas herramientas para vigilar que, a través de los bancos, sociedades financieras de objeto múltiple, reguladas y no reguladas, sociedades financieras populares, sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, sociedades financieras comunitarias, entre otras, se apliquen sanas prácticas en materia de cobranza.

Por lo anterior, es necesario que tanto los despachos de cobranza que utilicen las entidades financieras como su propio personal de cobranza cumplan con las siguientes condiciones o actos:

Identificarse plenamente;

Dirigirse al deudor de manera respetuosa;

Comunicarse o presentarse entre las 7 de la mañana y hasta las 22 horas;

Documentar por escrito con el deudor, obligado solidario o aval, el acuerdo de pago;

Utilizar números de teléfono que aparezcan y que posibilite su identificación por parte del deudor;

No utilizar nombres o denominaciones que se asemejen a las de instituciones públicas;

No amenazar, ofender o intimidar al deudor, sus familiares, compañeros de trabajo o cualquier otra persona que no tenga relación con la deuda;

No realizar gestiones de cobro a terceros, incluidas las referencias personales y beneficiarios, con excepción de deudores solidarios o avales;

No enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales, o se ostente como representante de algún órgano jurisdiccional o autoridad;

No establecer registros especiales, distintos a los ya existentes, listas negras, cartelones, o anuncios, que hagan del conocimiento del público la negativa de pago de los Deudores;

No recibir por cualquier medio y de manera directa el pago del adeudo;

No realizar las gestiones de cobro, negociación o reestructuración con menores de edad o adultos mayores, salvo que en el último supuesto se trate de los Deudores, y

No realizar gestiones de cobro, negociación o reestructuración, de los créditos, préstamos o financiamientos, en un domicilio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA