El abate Brasseur de Bourbourg - 1959 - Alacena de minucias (1951-1961) - Libros y Revistas - VLEX 686544889

El abate Brasseur de Bourbourg

Autor:Andrés Henestrosa
Páginas:630-632
 
EXTRACTO GRATUITO
630
ANDRÉS HEN ESTROS A
seleccionó estas páginas, que ideó reunirlas en este volumen, hace una buena
siembra. Siembra hombres futuros. Con gustarlas y propagarlas, nos convence
de que muy bien pudo escribirlas. Es ésta, pues, en cierta manera, una obra
personal. Si su lectura lleva al niño o al hombre a formular una buena espe-
ranza o induce a prometer a la vida una acción hermosa, habrá alcanzado la
recompensa que presidió la callada labor de años que representa este libro, de
veras singular. Y como nada que engendra el amor se frustra, estas semblanzas
tienen una misión que cumplir, aquella de modelar al hombre que alguna vez
nos regale otra imagen materna.
10 de mayo de 1959
El abate Brasseur de Bourbourg
Entre los centenarios de este año, se encuentra el del viaje a Tehuantepec,
del abate C arlos Esteban Brasseur de Bourbourg. En efecto, el 12 de mayo
de 1859, se embarcó en Nueva Orleáns, a bordo del “Coatzacoalcos”, vapor
norteamericano, fletado por la Societé Louisianaise de Tehuantepec.
Venía el famoso viajero, historiador y anticuario, a estudiar la posibilidad de
comunicación entre los dos mares, que ya preocupaba a Hernán Cortés desde los
primeros días de la Conquista de México. Cuarenta y cinco años tenía el abate,
edad madura para aquellos tiempos en que los hombres morían jóvenes. Un
hombre maduro podía considerarse a Brasseur de Bourbourg. Apenas llegado
a Coatzacoalcos inicia un penoso viaje de reconocimiento, que sabe atenuar
por los asaltos de asombro que goza y padece en la larga travesía. Lápiz y pluma
en mano, apunta todos los pormenores, así los de índole científica como los
puramente literarios. El libro, que luego escribe y publica en París dos años
más tarde, viene a ser de esa manera, uno de los más nutridos de noticias del
pasado y de la época contemporánea, acerca de Tehuantepec y de México.
Carlos Esteban Brasseur de Bourbourg asiste a fiestas, conversa con los naciona-
les y extranjeros que siempre anduvieron por el Istmo de Tehuantepec, al que
hay que considerar con la inclusión de algunas zonas de Veracruz y Chiapas.
Por la noche, redacta sus notas con todas aquellas observaciones y reflexiones
que los hechos van sugiriendo. La consideración política no falta. No olvide el
lector que México está viviendo horas difíciles, tiempos de discordias civiles.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA